El catalán Joaquín Vieta encargó en 1916 un velero en Outes, que ha sido restaurado en Galicia

El trabajo de restauración ha sido espléndido

El trabajo de restauración ha sido espléndido

Si en las Rías Baixas gallegas de la zona sur apellidos como los Massó fueron representativos de los “fomentadores catalanes” en los Siglos XVIII y XIX e incluso en los comienzos del pasado siglo, en las “Rías” del norte caso de la de Muros y Noia, familias como los Vieta instalaron procedentes del Mediterráneo, fábricas de salazón primero y de conserva posteriomente.

El “Joaquín Vieta”, desde su construcción ha permanecido ligado a la Ría de Muros e Noia, con una actividad ininterumpida en la economía que más caracteriza a este territorio, a través de su paso por distintos armadores y distintos usos. En su trayectoria histórica ha servido a las tradicionales fábricas de salazón, funcionó como barco mercante también, lo cual hizo que mantuviera relaciones con otros puertos de la península, pasó por barco bateero y por batea incluso, siendo más tarde adaptado para buque escuela y barco museo para actividades de turismo cultural, como lo conocemos hoy día para el disfrute social de esta joya de la náutica tradicional.

Construido en los astilleros de O Freixo, Outes (A Coruña), en 1916, por encargo de Joaquín Vieta Ros, que le daría nombre al barco, el Joaquín Vieta comienza una dura singladura que lo llevaría a navegar envuelto en la brétema de la Gran Guerra europea, la Civil Española y la II Guerra Mundial, siempre ostentando el mismo nombre que se correspondía con la acreditada firma salazonera de la familia Vieta, ubicada en Muros, haciendo la carrera de Vigo, llevando conservas y productos de la comarca, y retornando con barriles de vino para las baiucas de Noia, material de obra, etc. Cuando decae la demanda de fletes, el Joaquín Vieta es vendido a Teonila Pérez (de la familia Barcia, de Noia) que le mantiene el nombre, dedicándolo al cabotaje, e incorporándole un motor de 24 caballos. Con el tiempo perderá uno de sus palos mientras crece en eslora hasta alcanzar los 17, 25 metros, siendo despontado su motor en 1959 instalándosele el Gray que llevará el Pedra Sartaña.

Proyectos como el presente deberían ser apoyados sin reservas por las diferentes administraciones.

Proyectos como el presente deberían ser apoyados sin reservas por las diferentes administraciones.

En mayo de 2004 se confirma que el Joaquín Vieta va a ser convertido en leña, organizándose de inmediato una especie de complot para rescatarlo. Partió de Noia una expedición rumbo a Muros, donde se abordó el barco, que aún tenía sus aparejos de trabajo a bordo… Comenzaba así el rescate de todo un símbolo de la cultura marinera. El 21 de septiembre de 2007 se monta la “operación rescate”, formándose una tripulación de fortuna que constituiría la actual “Asociación Joaquín Vieta”… Tras una intensa dedicación de esta que sería su nueva tripulación, el Joaquín Vieta entra de nuevo por el Puerto de Noia, un último gran honor para el desaparecido Muelle del Marqués, el que había sido durante siglos Puerto de Santiago de Compostela.  Grande fue la emoción para viejos y jóvenes, al admirar todo un desafío a la historia de este barco que siempre había formado parte de su memoria histórica. Un antiguo marinero del Joaquín Vieta, a su más de 70 años, enrolado en este que fuera su primer barco con 16, nos cuenta como lloraba cuando lo vió entrar de nuevo por Noia.

En la restauración del “Joaquín Vieta” se han respetado los sistemas constructivos tradicionales, incorporado elementos imprescindibles en materia de seguridad y confort:

-El recio casco construido en madera de roble y pino se ha dotado de una mecánica combinada que permite tanto la navegación a vela como a motor, aportando velocidad, fiabilidad y capacidad de maniobra en la navegación.
-El puesto de mando está dotado con modernos sistemas electrónicos para garantizar la seguridad en la navegación.
-El puente se ha ampliado notablemente respecto al original para dar cabida a una espaciosa cocina con barra exterior y un aseo con ducha.

Pero la mayor transformación respecto al diseño original es la construcción de un gran camarote que, por su amplitud y dotación, permite combinar actividades en cubierta y en su interior, pudiéndose adaptar a las condiciones meteorológicas o a la combinación de una gran variedad de actividades durante la travesía como sala de actividades, de reuniones, de exposiciones, comedor e incluso dormitorio.

Actualmente el “Joaquín Vieta” puede ser contratado para muchas actividades náuticas y gastronómicas. Para una mayor información entrar en su web, una aventura náutica de cinco estrellas te espera en Galicia:

http://www.joaquinvieta.com/


Compártelo:

Quizás también te interese...

El crucero MSC Lírica arde frente a Grecia cuando estaba a la espera de iniciar la a...

Al parecer el incendio se inició en la parte zona central del barco hacia el mediodía, citando medios locales. La tripulación, que se encont...

Royal Caribbean reanudará la actividad para la mayor parte de su flota el primero de...

El ‘Symphony of the Seas’ de Royal Caribbean en una imagen atracado en el puerto de Málaga (Foto Malagaport) Royal Caribbean, un...

MSC Cruceros suspende temporalmente la navegación de MSC Magnifica por la pandemia

A partir del 18 de diciembre MSC Magnifica vuelva a las operaciones, volverá a navegar con un itinerario especial de Navidad de 8 noches a l...

Escribe tu comentario

Nombre *

Email *

Comentario

No hay comentarios todavía, ¿te gustaría ser el primero?