Monte Real Club de Yates de Baiona, la esencia de la belleza

Mas vale una imagen que mil palabras (Foto Turismo de Galicia).

Mas vale una imagen que mil palabras (Foto Turismo de Galicia).

El 20 de Junio de 1964 fue fundado en Baiona el Erizana Yachting Club Internacional, germen del Monte Real Club Internacional de Yachting Bayona La Real, en el que se convertiría apenas un año después, el 24 de marzo de 1965. Nacía entonces uno de los clubs náuticos más importantes de España, destinado a protagonizar algunos de los capítulos más importantes de la historia de la vela en nuestro país.

Imagen idílica de las instalaciones del Monte Real en el año 1966. Todavía las obras del edificio social no están rematadas y se puede apreciar el túnel,..., pero sin muelle.

Imagen idílica de las instalaciones del Monte Real en el año 1966. Todavía las obras del edificio social no están rematadas y se puede apreciar el túnel,…, pero sin muelle. Que se haría en dos fases la primera antes del 70 y la segunda lo que se llama actualmente Muelle Contramaestre Pérez con motivo del Mundial de 420 del año 1977.

Un grupo de entusiastas amantes de la navegación y del mar, se habían aglutinado alrededor de su primer presidente, Ricardo Valeiras de Tierra, y su intención era la de crear un club en la Villa de la Pinta. Se trabajaba en dos frentes: una construírlo en la Península de Santa Marta y la otra al pié de las Murallas de Monte Real en la zona superior de la Playa de la Barbeira, muy cerca de la Torre de la Tinaja, al pie del arranque de la Escollera del Puerto de Baiona.

Una de las primeras directivas del Monte Real, bajo el nombre de Yachting Club de Bayona.

Una de las primeras directivas del Monte Real, bajo el nombre de Yachting Club de Bayona. En la imagen entre otros José de la Gándara a la izquierda y José Ramón Fontán a la derecha, que era entonces Presidente de la Federación Gallega de Vela.

En el grupo formado por 29 socios fundadores Fernando Massó, José de la Gándara, José Ramón Fontán, Martín Barreiro,…, o familias de “Vigo de toda la vida” como los Andrade, los García o los Durán. Pero la suerte les jugó una buena pasada, porque se cruzó en su camino Jesús Valverde Viñas ¡¡¡Don Jesús!!!, que a la sazón era el Arquitecto de Paradores de Turismo de la mano de Manuel Fraga (Ministro) y Pío Cabanillas (Director General), y Don Jesús fue muy claro: “La filosofía de Paradores es la de establecer dentro de algunos de sus recintos históricos campos de golf e instalaciones náuticas, y os ofrezco utilizar como sede del futuro Club estas dependencias del Parador Conde de Gondomar que vamos a contruir en la Batería del Cangrejo (Punta Cantiño) de la que os puedo mostrar los planos”. Y dicho y hecho, porque en 1968 Monte Real ya era una realidad con unas instalaciones preciosas e incluso un muelle construído por el inolvidable Ingeniero de Caminos Pita. El Club tendría que afrontar un canon razonable (100.000 pesetas al año de entonces) y encargarse de su mantenimiento, así como tener mucha actividad con la promoción del turismo náutico por bandera,…, y eso sí los huéspedes del Parador tendrían entrada libre en el Club.

La Discovery Race es irrepetible hoy en día: 60 barcos maxis

La Discovery Race es irrepetible hoy en día: 60 barcos maxis en el trayecto Bermudas-Baiona

Y llegó la presidencia de Alfredo Romero que presidió un Club muy “alegre” y dado a las grandes reuniones y fiestas sociales. Tras Romero le tocó el turno a Carlos Zulueta gran empresario vigués de la época, que también tuvo la suerte de tropezarse con Fernando Solano, un “chalado genial que se fue a Nueva York a intentar poner en marcha la Discovery Race en 1972”,…, ¡y lo logró con el apoyo de Manuel Fraga que casulamente estaba en la ciudad neoyorquina!. La más importante regata de altura de la historia de la vela se hizo realidad, con 60 barcos todos maxis, con un solo español a bordo: Alfredo Lagos. La regata fue organizada por el New York Yacht Club, el Cruising Club of América, el Royal Bermuda Yatch Club y el Monte Real. ¡Una pasada!

Salida del I Príncipe de Asturias en setiembre 1986., que dio el desaparecido Jordi Vives.

Salida del I Príncipe de Asturias en setiembre 1986, que dio el desaparecido y añorado juez catalán Jordi Vives.

Corría en el año 1973 cuando convencieron a Rafael Olmedo para que se hiciera cargo del Club, que no estaba en sus mejores momentos económicos. Olmedo supo rodearse de gente de la calidad de Alfonso Paz Andrade, Rafael Lorenzo, Estanislao Durán, Jacobo Fontán, José de la Gándara, Fernando García Tobío, José Manuel Retolaza, Fernando Massó,…, de los que lograron poner al Club de Yates en el mapa de la vela mundial de crucero, y de la vela ligera,…, porque en 1977 se organizaba en Baiona el Campeonato del Mundo de 420, que ganó Israel seguido de EEUU. Antes en 1976 nacía el Trofeo Conde de Gondomar siendo Comodoro el que sería Ayudante de Campo del Rey, Rafael Lorenzo Montero, y Delegado de Vela otro de los grandes de la vela gallega, Humberto Cervera “Piruchi”.

Fueron años dificiles porque tras la Regata de Bermudas y el Mundial de 420 las arcas estaban llenas de telarañas y de deudas, por lo que Rafael Olmedo y su equipo tuvieron que luchar y mucho. En 1980 nace una nueva etapa del Club, con Estanislao Durán de Comodoro y Jacobo Fontán de Vicecomodoro, así como José Manuel Piñeiro de Secretario. Los tres bajo la dirección del Presidente Olmedo y de Alfonso Paz Andrade, contratan a Manuel Pedro Seoane como Director-Gerente del Club, y el equipo logra todos los objetivos propuestos por Jesús Valverde: ponerse a la cabeza de la vela española.

El cariño de Don Felipe hacia el MRCY es patente. Desde 1986 ha partici

El cariño de Don Felipe hacia el MRCY es patente. Desde 1986 ha participado en varias ocasiones en la regata creada en su nombre.

En este tiempo se organizan regatas como el General Optica, el Príncipe de Asturias, varios Campeonatos de Mundo, los Open de España, la Regata Vuelta a España, la Regata de las Autonómias, Regatas Lymington-Baiona, Regata Lorient-Baiona, el Campeonato de España de TDV,…, ¡y se va a la Copa América como postre!. Ello supone la entrada en el Staff del Club de Juan Carlos Rodríguez Toubes, Pedro Campos Calvo Sotelo y Luis de la Peña, y en San Diego el barco abanderado por España y con la grímpola del MRCY ¡se sitúa en quinto lugar en San Diego!, por delante de Australia entre otros países.

Tras la Copa América, el Club intensifica su actividad con regatistas de la calidad del citado Pedro Campos, o de Javier de la Gándara, José María García Lastra y otros tantos. La labor de Rafael Olmedo es enorme y le vale para que Baiona lo nombre hijo adoptivo o que a Jesús Valverde a título póstumo le de nombre a la calle que da acceso al Parador. Son años de amistad del MRCY con el RCMA-RSC, fruto de lo cual nace el ANCLA (Asociación Náutica de Clubes del Atlántico) que organizó tres ediciones de la Regata Bilbao-Baiona (la Chrysler Jeep Cup y la Paradores).

mrcy bayona jose luis martinez

Con el nuevo siglo, la actividad no ceja y el Club recibe a Juan Carlos I como regatista a bordo del legendario “Bribón”, antes había visitado Baiona en muchas ocasiones, pero nunca para competir, como lo habían hecho Felipe VI (cuando era Príncipe de Asturias) y su hermana la Infanta Cristina. La noticia triste el fallecimiento de Rafael Olmedo, que deja un vacío enorme en el Club. Tras un largo impás recientemente se hace con el timón del Club, José Luis Martínez que reúne todas las cualidades para seguir la dificilísima estela de Don Rafael: es un experto navegante, un buen regatista y una excelente persona.

El Monte Real cuenta con unas instalaciones de primera calidad dentro del Recinto del Parador Nacional Conde de Gondomar, uno de los más bellos de España y con un enclave geográfico de lujo en la Batería del Cangrejo, en el que la naturaleza y el respeto al medio ambiente, es el primer lema del Club. Rodeado de históricas murallas construídas entre los Siglos XI al XVIII, Monte Real ofrece a los visitantes todos los servicios de un gran puerto deportivo, pero con el encanto de la exquisited y el trato personalizado.

Cuenta con 250 plazas de atraque, grúa pórtico-travelift, servicios en las plazas, precios más que razonables para los visitantes, que están bonificados en función de una mayor estancia del yate forastero. Su marinería considerada como una de las mejor formadas del país con servicio de vigilancia de 24 horas, a la par que la Villa de Baiona cuenta con especialistas en las diferentes necesidades que se puedan necesitar. El Edificio Social es de gran calidad y es obra del gran arquitecto gallego Jesús Valverde Viñas, ofreciendo además un establecimiento hostelero de mucha calidad, dentro de la propia oferta del Parador. El Club fue creado básicamente en los años 60 para promocionar el tráfico de buques visitantes, y esta vocación sigue latente en la actualidad, recalando muchos cientos de barcos de todo el mundo en sus instalaciones. El Monte Real Club de Yates es la “esencia de la belleza”.

Para una mayor información: http://www.mrcyb.es/

Texto: Manuel Pedro Seoane (Gerente MRCY 1980-1988 y Director de Regatas 1989-2000)
Fotografías: Turismo de Galicia, Helena Domínguez Blein, Archivo MRCY y Archivo Javier de la Gándara


Compártelo:

Quizás también te interese...

Toda la vela española con el Náutico de Palma en la renovación de su concesión

Los presidentes de las asociaciones de clubes y las federaciones de vela se suman con su firma a la campaña de apoyo al Real Club Náutico de...

El mercado náutico baja 17 puntos en matriculaciones hasta julio

El mercado náutico anota un descenso del -17% en las matriculaciones de embarcaciones de recreo hasta julio, tras dos años de crecimiento (F...

ANAVRE se queja por las continuas controversias en los exámenes náuticos

El colectivo está indignado por todo lo que rodea a los exámenes de las diferentes titulaciones en nuestro país Según el colectivo ANAVRE...

Escribe tu comentario

Nombre *

Email *

Comentario

No hay comentarios todavía, ¿te gustaría ser el primero?