Una de premios… los del Monte Real Club de Yates de Baiona

En la próxima semana el que fue primer desafiante español por la America’s Cup… el Monte Real Club de Yates de Baiona entregará los denominados Premios Nacionales de Vela, que patrocina de unos años a esta parte mi buen amigo Fonseca Moretón, que esponsorizan en definitiva uno de los mejores caldos gallegos: Terras Gauda.

Como padre de la criatura, es decir de los Premios, es como dice el Gran Jefe… “motivo de orgullo y satisfacción”… ver que aquel invento “made in Moebius”, que fue muy criticado incluso por la propia directiva del Monte Real de aquellos años… por su aire comercial… con los años vale su peso en oro, y junto con el Trofeo Príncipe de Asturias y ¡cómo no! con el Conde de Gondomar, son el santo y seña del Club de la Carabela la Pinta.

Corría el año 1983 cuando el “Vento” ganaba la primera edición de la Regata Vuelta a España… el “one ton 27.5″ que armaba Manuel Fernández era junto con el maxi “Xargo” (German Frers 80 sloop) de Francisco Sitges… el mascarón de proa del Monte Real.

Me acuerdo como si fuera de hoy la expresión un tanto cargada de envidia deportiva, de un prestigioso periodista náutico catalán que escribía: “El Monte Real se lo tiene muy creído… incluso su marinería presume de que son el mejor club náutico de España… por el Xargo y el Vento”…

En aquella legendaria regata, a la que esperaba el super éxito en 1984 con la presencia de la cámaras de TVE a diario en toda la nación a las 21.30 horas durante un mes… el patrón del ganador, o sea del “Vento” había sido Pedro Campos… quien había contado con una excelente tripulación, entre los que estaba Javier Gándara y el malogrado José Eraso.

También es cierto que Fernández y su esposa Charo hicieron algunas etapas… esto produjo ciertos roces entre armador y patrón por el protagonismo lógico del de Cuntis… interviniendo el Monte Real como cortafuegos, al organizar unos Premios de Vela, con la excusa de “intentar arreglar” los roces de dos de sus “estrellas”… y la verdad es que salio bastante bien… porque Manolo y Pedro, Pedro y Manolo recogieron juntos el galardón.

Al tiempo un buen amigo mío socio del Club y compañero en el selectivo de ingenieros, Romero, apareció con su cuñado… hablo de Fernando García Bermejo, que era el delegado recién nombrado en Galicia de una empresa que me sonaba a chino: “KPMG Peat Marwick”. La reunión a tres bandas en el restaurante del Monte Real… en la que el bueno de Manolo Duarte nos puso unos camarones de aquellos del Club de Yates… ¡inmensos! y un buen albariño para acompañarlos.

Bermejo quedó prendado de la calidad del Monte Real y su cuñado no paraba de animarlo para que patrocinase algo al Club… lo malo es lo que nos decía Bermejo a mis ataques comerciales: “Veo lo del barco patrocinado interesante y mucho más lo de entrar en el Conde de Gondomar… pero la empresa a la que represento es una auditora y por ley nos está prohibida la publicidad directa”.

Mi gozo, y el de Romero, en un pozo… hasta que surgió la chispa: ¿y unos premios de vela… como mecenas?… ¡eureka, eso si es posible!… y así nacieron los Premios KPMG Peat Marwick, en este almuerzo de amigos… pero sin lo de “nacionales”.

Aquellos premios se fueron celebrando con mucho éxito, en primera instancia a nivel local o regional (me costó mucho convencer a mis señoritos dar premios a clubes o regatistas amigos, pero rivales) y posteriormente a nivel nacional… el tema fue creciendo y creciendo, porque los premiados hacían publicidad en sus zonas de los galardones conseguidos… y lo que queríamos Fernando y yo, llegó a ser tal éxito… que hubo un roce entre Marca y ABC (con nosotros), por el orden en que dimos el galardón de “medio de comunicación del año”… ¡habíamos logrado el objetivo del prestigio nacional!.

Pero faltaba la guinda. Los que me conocen saben de mi admiración y mi amistad, por muchos regatistas y armadores de Portugal… puedo decir con orgullo que fui de los fundadores del Iate Clube de Porto y que en el Clube de Vela Atlántico de Leixoes tengo mi casa… mi amistad es muy especial con la Familia Rui Moreira… labrada a lo largo de muchos años…

Pues el patriarca de los Moreira, Rui (su hijo es actualmente el alcalde de Porto) era en la vela uno de mis grandes apoyos… y una vez más me echó una mano decisiva… en aquellos años en los que era el presidente de la Federación Portuguesa de Vela… y le expliqué mi plan, que era un poco maquiavélico, pero que no podía salir mal.

Llamada telefónica… ¡Buenos días Rui he pensado en crear un premio nuevo en los KMPG Peat Marwick… uno dedicado al “mejor barco de Portugal del año”… si te parece bien, lo creamos pero con una condición vienes tú a entregarlo!… y el bueno de Rui me aprobó la idea con entusiasmo, y le amplié la petición: “Se que eres un buen amigo del presidente de la Española, de Arturo Delgado… voy a invitarlo… y tu le presionas para que venga a Baiona a la ceremonia… y le damos la sorpresa de que entregue el premio al mejor barco… de España… así de este modo oficializamos el tema”…

Dicho y hecho. El bueno de Arturo se dio cuenta de la encerrona en el mismo momento de entregar el premio… se acercó a mí y cariñosamente me dedicó un calificativo que no reproduzco… pero que amén de la palabrota entrañaba muchísimo cariño… porque lo admiro y lo aprecio…

¡Larga Vida a los Premios Nacionales de Vela… Terras Gauda!


Compártelo:

Quizás también te interese...

Con el Milmi llegó la revolución a la vela (11ª Entrega)

Y llegamos a la decimoprimera entrega… ya estamos en el día 12 de setiembre del lejano año de 1990 en la fortaleza de Monte Boi de los...

Con el Milmi llegó la revolución a la vela (10ª Entrega)

En el mes de setiembre de aquel lejano 1990, Baiona gozaba de una actividad frenética: primero un atípico Trofeo Príncipe de Asturias…...

Con el Milmi llegó la revolución a la vela (9ª Entrega)

Y estamos en Baiona en la segunda parte de aquel inolvidable 1990, año muy especial para el Monte Real Club de Yates, que lograría organizar...

Escribe tu comentario

Nombre *

Email *

Comentario

No hay comentarios todavía, ¿te gustaría ser el primero?