Con el Milmi llegó la revolución a la vela (4ª Entrega)

1989 fue sin duda alguna un año esencial para José Luis Suevos… y para el Monte Real Club de Yates.

El Salón Náutico de Barcelona se adelantaba por sugerencia de la Asociación Internacional para evitar coincidencias con otras muestras de prestigio a nivel europeo, y lo que allí ocurre se me antoja histórico: tanto para el empresario asturiano, como para el club de la Villa de la Pinta, que mantenía una rivalidad importante con el Náutico de Vigo… que se le quedaba pequeña gracias básicamente a la presencia de Suevos.

Las fechas del “Salón” del 3 al 11 de diciembre bajo el lema “Hazte a la mar”… y desde luego el Milmi no se hizo a la mar… se metió de lleno… para regocijo de que formábamos parte de su entorno… 

Las buenas noticias comienzan pronto… antes del Salón Náutico a España la ORC le concede en Londres, la organización del Campeonato del Mundo 1/4 de tonelada… la decisión era apoyada entre otros por el juez internacional vigués Secudino Cigarrán y por el inolvidable Doctor Pierre Chambonnet, gran amigo de Estanislao Durán… entonces Comodoro del Club de Yates… que fue el que se lo trajo a nuestro país… y claro a la RANC que era la autoridad nacional de la que Durán era su representante internacional, no tuvo más remedio que apoyar a los gallegos…

Por otra el cada vez más inquieto Suevos, convencía a Baileys para que patrocinase el denominado Grand Prix de Vela Baileys.

Obtenido el visto bueno de la empresa distribuidora en España… nos lo confió a Nicolás Terry y a mí como hombre de comunicación e imagen… era un proyecto original y muy ambicioso que pretendia reunir en Puerto Sherry, a los mejores barcos del Mediterráneo y a los mejores del Atlántico… con mucho glamour, con mucho dinero en el entorno mágico del mejor campo de regatas de España… de la bahía de Cadiz.

El premio espectacular para el ganador “una botella de Baileys de oro” y para los compañeros de podio de plata.

José Luis Suevos había dejado en mi mano el “fabricarla” por aquello de ser de familia de joyeros… y el trabajo se lo encargué al number one nacional en platería de aquellos años: Joyería Malde de La Coruña… los mismos que fabricaban la monumental Torre de Hércules… el rey de los torneos veraniegos de fúbtol: el Trofeo Teresa Herrera.

Recién terminada, la pieza la llevé yo personalmente al Salón Náutico para ser expuesta… y costó ¡2.500.000 de pesetas! de los de 1988… pero sobre todo era mayestática… una joya que ganaría por cierto el Duque de Arión.

Pero aquí no se acaban las buenas noticias en el entorno de Suevos… convence al Mónaco Yacht Club con la ayuda de José Eraso, para que se celebre en Portals una prueba del Campeonato del Mundo de Offshore.

Milmi sabía perfectamente que uno de los skippers de aquellos “fórmula 1 de la mar”, el “Gancia dei Gancia” era pilotado por el marido de Carolina de Mónaco… por el admiradísimo Stephano Casiraghi.

Suevos pone el proyecto en manos de José Eraso que dirige la operación con el apoyo de su primo Ñaco Eraso para la logística (hombre de confianza en las regatas de Javier de la Gándara) y en Zulema y en mí el gabinete de comunicación… todos aceptamos encantados el ofrecimiento, siendo gratificados con la generosidad habitual del empresario asturiano.

Por mi parte, además, le pido que compense al Monte Real por mi presencia, con el patrocinio de la Quarter Ton Cup. Accede sin titubear… comprometiéndose a través de su empresa al pago de una cifra muy importante en aquellos años… diez millones de pesetas… que lleva la tranquilidad al Club de Yates, al garantizar la financiación del Mundial.

Para celebrarlo nos vamos a  cenar a un excelente restaurante que un primo de Suevos tenía en Barcelona… y tengo el placer de conocer a uno de los mejores amigos del asturiano: el magistrado Oubiña. El juez un peso pesado en la Audiencia Nacional era un personaje tremendo… con una categoría y personalidad fuera de la común… que  propiciaba una sobremesa, sencillamente inolvidable.

Los que conocéis a Suevos os quedaríais estupefactos… “a Oubiña, lo dejaba hablar… el juez lo mandaba callar y se callaba… le decía con cariño, pero con contundencia, cosas como que era un poco fantasma y Milmi asentía y se reía”... Me impactó sin duda alguna y recalco fue una noche deliciosa, de un nivel tremendo en la conversación.

En otra de las noches del Salón nos reunimos un montón de amigos… desde Piruchi, hasta Ito Andrade… desde Milmi hasta Chema Ullivarri… desde Kankel Pintos a Juan Luis Tuero… Fuimos a cenar, pero yo me había traído a un invitado inesperado: al gran periodista deportivo de TVE Celso Vázquez, que además en aquel tiempo era el director de publicidad de Leche Pascual.

A Celso Vázquez Manzanares lo vi parado en un semáfaro en la Diagonal… era inconfundible en un Seat 600 que le habían prestado que le quedaba como un par de zapatos del 36 a Pau Gasols… bajó se abrazó a mi y a Zulema, y nos unimos al grupo con el que habíamos quedado.

Tras el pica pica Piruchi que se auto proclamó como un maestro de la bolera, sugiriendo al grupo ir a jugar a una que había en la Gran Vía barcelonesa que entonces estaba de moda y allí nos fuimos raudos… nos tomamos unas copas y el lema era “el que pierda paga”... todos pensábamos en no perder… porque el estilazo “profesional” de Humberto acojonaba… pero él fue el que quedó de último, entre el cachondeo general; pero el inolvidable Piruchi de pagar nada de nada… ante el cabreo de Kankel, que primero se rió del “ridículo deportivo de nuestro amigo”, pero que después se cabreó y mucho, porque no pagaba, y hubo que hacer un escote…

¡Menudo Salón Náutico el de aquel año!, parecía un sueño… no lo pasamos bien, sino muy bien… el Monte Real con el patrocinio de General Optica, tenía un stand en pleno Palacio de la Vela… que fue el “despacho de Suevos”… no faltaría más… todos los días a primera hora se sacaba de la caja fuerte del Salón la “botella de oro de Baileys” para su exposición… botella que era retirada al cierre para que retornara a lugar seguro… parece que fue ayer pero han caído más de 30 añitos del ala… y muchos de los citados ya no están entre nosotros…

(continuará)


Compártelo:

Quizás también te interese...

Una de premios… los del Monte Real Club de Yates de Baiona

En la próxima semana el que fue primer desafiante español por la America’s Cup… el Monte Real Club de Yates de Baiona entregará ...

Con el Milmi llegó la revolución a la vela (11ª Entrega)

Y llegamos a la decimoprimera entrega… ya estamos en el día 12 de setiembre del lejano año de 1990 en la fortaleza de Monte Boi de los...

Con el Milmi llegó la revolución a la vela (10ª Entrega)

En el mes de setiembre de aquel lejano 1990, Baiona gozaba de una actividad frenética: primero un atípico Trofeo Príncipe de Asturias…...

Escribe tu comentario

Nombre *

Email *

Comentario

No hay comentarios todavía, ¿te gustaría ser el primero?