Con el Milmi llegó la revolución a la vela (3ª Entrega)

Las Navidades de 1987 nos traen una sorpresa y de los gordas… reunión en el Fiunchal de Roade en Vigo, entre Suevos y Manuel Fernández, uno de los armadores más importantes de la vela española en su historia. Tras esta reunión el Milmi ya es armador de un pura sangre, al adquirir su primer barco… el “Vento” un moderínisimo One Ton 30.5 diseñado por Tony Castro (ex-Maiden Hong Kong), que había estado en la Admiral’s Cup formando equipo con Inglaterra y que tuvo al mítico Jhon Kolius a los mandos

Ya no se trata de un barco veterano alquilado, sino un gran barco de regatas. José Luis Suevos estaba lanzado y en el mes de enero 1988 ya pone encima de la mesa su planificación para la temporada al completo: participará en la Regata General Optica en primavera, después lo hará en la Vuelta a Asturias, bajará al Trofeo Conde de Gondomar… de ahí con el tiempo muy justo camión a Valencia para saltar a Palma de Mallorca y asistir por vez primera a la Copa del Rey… regata Omega Dos Bahías al Puerto de Santa María… Sherry y subir al Trofeo Príncipe de Asturias.

El primer encontronazo se produce en la Vuelta a Asturias en el que el “Baileys” gana con claridad (no tenía rival alguno de cuidado), pero en la que el Milmi tiene un buen follón con los organizadores del Marítimo Astur con los que al parecer no cumple con sus promesas de patrocinio… el asturiano por su parte se justifica no sin razón, afirmando que la Organización había sido muy deficiente y que no había cumplido con sus compromisos contractuales. Lo cierto es que Suevos no pagó, pero tampoco fue objeto de demanda alguna.

En aquella inolvidable ronda asturiana navegan: Kankel Pintos, Ramón Ojea, Libio Arbones, Chisco Catalán, Juan Luis Tuero, César Infante, Pablo Infante… muchos de los cuales ya continúan la temporada con Suevos… por cierto los que hacen el transporte entre Baiona y Gijón, con solamente 16 ó 17 añitos, fueron Ojea, los Infante Brothers y Calamares… unos baby’s.

En el Conde de Gondomar el “Baileys” llega primero en tiempo real al Carrumeiro Chico en medio de una espesa niebla digna de la ensenada de Finisterre… pero la tripulación se asusta ante las dudas (sin visibilidad, en unas aguas llenas de bajos y con pocos medios de exactitud en la navegación, en aquellos lejanos años) viéndose obligada a fondear… con el cabreo de Milmi monumental.

Todos sabíamos que había muy poco tiempo entre el Gondomar y la Copa del Rey… tan poco que había que subir el “Baileys” a una plataforma adecuada con su cabeza tractora, llevarlo a Valencia por carretera en un “transporte especial”, botarlo y de ahí a Palma… complicado muy complicado.

Todo iba bien hasta que los conductores de Transportes Tuche son bloqueados cerca de Madrid pues había comenzado la “Operación retorno” y esta parada que no estaba prevista retrasa el porte lo justo… y se hace imposible la llegada a Palma…

¿Y qué hace Milmi como hombre de recursos?… pues alquilar un barco de competición en Mallorca… y encuentra aquel “one tonner germano diseñado por Judel & Vrolijk que formó parte del Equipo de Alemania/Japón en la Admiral’s Cup 1985… el I-Punkt” que había sido penalizado por la ORC por tres años por tener un sistema ilegal de bombeo para pasar cientos y cientos de litros entre ambas amuras, adrizando el barco de un modo fraudulento. En la tripulación, los alemanes solamente permiten tres españoles… Javier de la Gándara y los hermanos Infante.

Pero lo importante es que Suevos habia desembarcado en Palma de Mallorca, que le impactaría y en la que se daba cuenta de sus posibilidades a nivel de imagen y relaciones públicas profesionales… desde ese mismo momento hace lo imposible por situarse lo más próximo a Don Juan Carlos… y se da cuenta que para ello es esencial tener un buen barco que compita de tú a tú con el “Bribón”.

La lucha de Suevos será lograr patrocinador para un gran proyecto y ganar la Copa… lo que  lograría en dos ocasiones, años después… cuando la regata era la más importante del Mediterráneo, tenía un vencedor… no como actualmente que es un festival en el que lo realmente difícil es no ganar algo, y el protagonismo se difumina.

En Palma los veteranos del “Baileys” le presentan a José Eraso… y el asturiano no desperdicia la oportunidad de arrimarse a un profesional de prestigio, director general nada menos que de Puerto Portals, y que mantiene una relación excelente con don Juan Carlos.

Dicho y hecho a los pocos días su fama de excéntrico empresario inunda los ambientes de Flanigan, del Capricho… el armador asturiano empieza a ser como El Gaitero… faaamoossso en el mundo entero; y hasta el mismísimo monarca a sus más íntimos en la vela, se refiere de Suevos como el Milmi.

Se produce otro hecho importante, y es que muchos tripulantes del Milmi pasan a cobrar. Salvo en eventos muy concretos como la Vuelta a España o contrataciones de uno o dos profesionales, léase olímpicos de éxito, patrones de élite extranjeros… en la vela no cobraba por navegar absolutamente nadie. Pues bien Milmi comenzó a pagar cantidades de aquella importantes: cien mil pesetas o más por hacer un par de regatas y todos los gastos y Suevos era muy espléndido con sus chicos… y claro lógicamente había más que bofetadas por subir a su barco.

De Palma al Puerto de Santa María, y de ahí a Baiona al Príncipe… pero aquí se producen dos circunstancias que marcarán al Milmi: en El Puerto hace amistad con uno de los grandes profesionales de la vela española, Nicolás Terry… y se siente atraído por la belleza de la bahía de Cádiz y el ambiente que se vivía en El Puerto de Santa María. En Baiona ya muy gallito, comienza una rivalidad con Pedro Campos; que bien pudo acabar mal en una de las pruebas del Trofeo Príncipe de Asturias… rivalidad extrema, pero que cortó en seco un caballero de la vela: el gran, el enorme Gonzalo Romero, que no se prestó a una locura milmichesca… lo que le costó ser apeado inmediatamente de la caña del “Baileys”.

Milmi ya estaba desbocado, sabía que era diferente y se lanzaba a por el todo, en nuestro mundo. En 1989 sigue subiendo su fama y su controvertido prestigio ya es la comidilla de la vela española… Pedro Campos ya no es el Llanero Solitario… Suevos desenfunda su bravío y la gran beneficiada va a ser nuestra querida vela, que pasa a tener un ambiente excepcional y de mucho glamour… pero para adentrarnos en este año tan emblemático, tendremos que pasar la hoja…

(continuará)


Compártelo:

Quizás también te interese...

Una de premios… los del Monte Real Club de Yates de Baiona

En la próxima semana el que fue primer desafiante español por la America’s Cup… el Monte Real Club de Yates de Baiona entregará ...

Con el Milmi llegó la revolución a la vela (11ª Entrega)

Y llegamos a la decimoprimera entrega… ya estamos en el día 12 de setiembre del lejano año de 1990 en la fortaleza de Monte Boi de los...

Con el Milmi llegó la revolución a la vela (10ª Entrega)

En el mes de setiembre de aquel lejano 1990, Baiona gozaba de una actividad frenética: primero un atípico Trofeo Príncipe de Asturias…...

Escribe tu comentario

Nombre *

Email *

Comentario

No hay comentarios todavía, ¿te gustaría ser el primero?