Con el Milmi llegó la revolución a la vela (10ª Entrega)

En el mes de setiembre de aquel lejano 1990, Baiona gozaba de una actividad frenética: primero un atípico Trofeo Príncipe de Asturias… de seguido la Quarter Ton Cup, uno de los mundiales “level class” más importantes de la historia a nivel europeo…

Pero antes es necesario ir un poquito hacia atrás, con el fin de relatar una historia curiosa, a la par que anecdótica… esencial para entender qué pasó en Baiona en aquel inolvidable mes.

El Monte Real y José Luis Suevos alcanzaban un acuerdo de patrocinio para la cita de los “cuartos de tonelada” mediante el cual Milmi aportaba el patrocinador principal del evento, así como vendía los derechos de televisión con su empresa… eso le daba al Club que presidía Rafael Olmedo libertad para dos cosas: primero lograr subvenciones oficiales y por otra conseguir colaboraciones de firmas comerciales, que no fueran competencia de “su patrocinador”.

El armador asturiano aportaba J&B como patrocinador del Mundial y a BBV como anunciante de los programas diarios de la TV autonómicas, que se emitirían todos los días de noche.

El acontecimiento con medio centenar de barcos de todo el mundo, y una riqueza organizativa y de medios inusual, tenía un presupuesto del orden de los 75 millones de las antiguas pesetas. Una cifra para aquellos años, que se tachó como histórica.

Por ello en el Club de Yates de Baiona estábamos buscando estos apoyos complementarios: con Narwhall y Jhonson Motors se alcanzaba el primer acuerdo privado de importancia, de la mano de José Ignacio Fernández Abeijón… la gran neumática de 8 metros con motorización, que era imprescindible para balizar las pruebas técnicas… sin embargo el acuerdo “político” se hacía de rogar…

Pero el problema se iba a resolver del modo más inesperado. El Náutico de Vigo en el verano del año anterior recibía a la UAP Open de Europa… siendo el gran evento presentado en sus instalaciones a bombo y platillo, en una rueda de prensa que tenía por anfitrión al entonces presidente José María Massó y por máxima autoridad al inolvidable Alcalde de Vigo Manoel Soto

Me acuerdo que era la una y media de la tarde cuando sonaba el teléfono de la oficina del Monte Real Club de Yates… y la conversación era más o menos ésta: “¿es posible que nos acerquemos al Club, llames a Estanis y comamos con Lendoiro?”… “sin problema, pero ¿pasa algo?”… “ya te contaré pero a Lendoiro lo han echado del Náutico en la presentación de la Vuelta a Europa, está conmigo y necesitamos que no se lleve una idea equivocada de los de la vela…”.

El de la llamada era Javier de la Gándara, y Lendoiro, era Cesar Augusto Lendoiro presidente del Deportivo de La Coruña y Secretario del Deporte de la Xunta de Galicia… y Soto le había exigido a Massó que lo “echara de la mesa de presentación delante de prensa, pues quien ponía el dinero era él, y no la Xunta de Galicia”… imaginaros la situación.

Pues bien al rato llegaban a Baiona  y ya estaba todo montado: Rafael Olmedo, José Manuel Piñeiro, Jacobo Fontán, Carlos Soto, Rafael Barreras… y Estanislao por supuesto. Lo que era una comida, acabó también en cena… pues el Secretario tenía previsto en su agenda quedarse en Vigo y ante lo sucedido aprovechó la inesperada visita a Baiona para informarse de nuestro deporte en profundidad.

A la cena se incorporaba también el alcalde de Baiona, Manolo Vilar y varios de sus concejales… o sea acabamos de sobremesa a altas horas de la noche… no menos de 15 personas, entre directivos del Monte Real y concejales de Baiona… fue realmente emocionante cuando en los postres Vilar se dirigió a los presentes, pidiendo encarecidamente al Secretario del Deporte, apoyo para el Mundial y sobre todo apoyo para un club náutico, como el Monte Real, que estaba haciendo un trabajo inmenso por el pueblo de Baiona, y que era esencial para la economía de la Villa.

La Xunta de Galicia confirmaba de inmediato que estaría en el Campeonato del Mundo, tras una llamada que hacía Lendoiro a Estanis a los dos o tres días… y los números que tanto preocupaban al Club de Yates… comenzaban a cuadrar… gracias al Compañeiro Soto y a Javier de la Gándara.

Y llegamos al Príncipe de Asturias… que se iniciaba con un grave accidente que afortunadamente no tendría las consecuencias que podría haber tenido.

Estamos en la presalida al pie de Monte Ferro en la zona exterior de la ría de Vigo… 90 barcos y viento del noroeste fresco… se inicia el procedimiento con numerosas lanchas de espectadores, televisiones, fotógrafos… los jueces un tanto nerviosos por el inusual ambiente, en un Comité de Regatas que estaba presidido por José María Benavides… y cuando faltan tres minutos para la salida, me doy cuenta que han cometido un error grave… a bordo del “Monte Real”, que era el barco de prensa… le grito a Pedro Arribere: “¿Pedro las balizas son por babor o por estribor?”… el malagueño ve para el mástil de señales… se echa las manos a la cabeza y anulación… se habían olvidado de indicarlo con la correspondiente bandera roja o verde, claro.

Segundo intento… con una flota enormemente competitiva… con el viento arreciando… las maniobras complicadas se suceden… se mascaba algo en el ambiente…

Había muchos “cuartos de tonelada” en regata en medio de la flota de gran eslora… era peligroso sin duda.

Entre los “pequeños” el primer barco con tripulación femenina de la historia de la Armada Española: el Judel & Vrolijk “Mogor” con la caballera alumna María Dolores Bedmar, y que contaba con algún “refuerzo” del Club de Yates, como el caso de esa gran patrona viguesa Piluca Presa.

En pleno follón, típico en las salidas numerosas de cruceros, con viento… aparece en pleno lío el “Mogor” de un modo inesperado entre el mogollón de los “grandes“… y el Sigma 38 lusitano “Marta” con Antonio Serodio a la caña… clava su proa en el costado de estribor del barco de las “niñas”... varias tripulantes al agua… y un auténtico milagro que los daños, solamente fueran materiales.

Por cierto el “Mogor” sería reparado en dos o tres días de urgencia en un astillero de Villagarcía de Arosa y participaría posteriormente en el Campeonato del Mundo.

El Príncipe terminaba con victoria del “Ave” con Jane Abascal a la caña con 111 puntos, segundo era “Palacio de Oriente” con Tiago Roquette a la caña armado por José Luis Freire que era el mejor de los “cuartos de tonelada”, tercero el “Lada” de Gorostegui… completando las primeras plazas “Bobadilla Gran Capitán” de Pedro Campos, “Inespal” de Toni Tió, “Bombay Gin” de Gándara, “Salao-BBV” de Fernando León, “Sony” de Castor Alonso y los extranjeros “Audace” y “Ottone Degli”… entre los cruceros “Zorongo” de Nacho Jáuregui del Marítimo del Abra, junto con “Alaxe” de Julio Martínez Gil y “Albariño Granbazán” de Carlos Monclús, era los más sobresalientes.

Como fin de fiesta una multitudinaria recepción en Monte Real, en un acto que estuvo amenizado por dos grandes amigos de José Luis Suevos “Felipe & Botamino“, que hicieron las delicias de todos… dos músicos enormes, con pasado en el inolvidable conjunto catalán “Pop Tops”… que fueron habituales en aquellos años en Baiona, de la mano del Milmi.

Y tras ello, se iniciaba la Quarter Ton Cup… con las mediciones de los barcos que suponieron un trabajo a destajo… ¡medir medio centenar de barcos de arriba abajo en tres días!… la anéctoda en mi despacho en la víspera de las “mediciones”

La Guerra del Golfo estaba ahí… la situación era muy tensa… teníamos preocupación de que Doña Cristina no pudiera venir para participar en el Mundial… partiendo de que su hermano Don Felipe ya estaba perdido de antemano.

Me dirigí a Thereza Zabell, que era la patrona del “Don Algodón”,  y le pregunté: “¿sabes si hay alguna posibilidad de que Cristina venga a regatear contigo en el Mundial?” y la hoy doble medalla olímpica de oro, me dijo “pues no lo se… está difícil… por lo que está ocurriendo en el Golfo… pero vamos a quitarnos de dudas vamos a tu despacho y le llamo por teléfono”.

Y allí nos sentamos en mi mesa, uno enfrente de otro… Theresa llamó a Zarzuela… habló unos minutos con Cristina y de repente la malagueña tapo el micro para que la Infanta no la escuchara y me dijo “está llorando, pues no la dejan venir… como es lógico…”.

Estábamos en la víspera del comienzo de la Quarter Ton… a la ausencia “real”, se sumaba la del gran proyecto del Milmi… “un barco de la ONCE”… es algo que nunca logramos comprender de cómo podría navegar con garantías un “cuarto de tonelada con una tripulación de invidentes”

Suevos hablaba de que les pondría unos cascabeles o algo así… y lógicamente despertaba a la par la curiosidad y el cachondeo… le decíamos “Jose, cómo van a saber la dirección del viento”… pues muy sencillo con el fresco en el rostro del patrón… y se quedaba tan pancho… ¡cosas del Milmi!

Un Mundial que en su víspera comenzaba a nivel de comunicación con la emisión de las TV autonómicas (en todas al mismo tiempo) del primer programa resumen, como previo… que arrancaba con un spot del BBV sencillamente fantástico: “se ve una partida de futbolín y de repente se para… se oye una preciosa voz en off que dice… para que el deporte no se pare… a la par que un chico introduce una moneda para seguir jugando en el cajetín y que caigan las bolas de juego… BBV pone los medios”

Pero este Mundial, que marcó un antes y un después para la vela española… merece como es de justicia un capítulo completo… pero eso queda para el próximo viernes.

(continuará)


Compártelo:

Quizás también te interese...

Una de premios… los del Monte Real Club de Yates de Baiona

En la próxima semana el que fue primer desafiante español por la America’s Cup… el Monte Real Club de Yates de Baiona entregará ...

Con el Milmi llegó la revolución a la vela (11ª Entrega)

Y llegamos a la decimoprimera entrega… ya estamos en el día 12 de setiembre del lejano año de 1990 en la fortaleza de Monte Boi de los...

Con el Milmi llegó la revolución a la vela (9ª Entrega)

Y estamos en Baiona en la segunda parte de aquel inolvidable 1990, año muy especial para el Monte Real Club de Yates, que lograría organizar...

Escribe tu comentario

Nombre *

Email *

Comentario

No hay comentarios todavía, ¿te gustaría ser el primero?