Todo preparado para que el 26 de diciembre comience la Rolex Sidney Hobart

Con 628 millas náuticas, el recorrido de la Rolex Sydney Hobart constituye un riguroso examen para hombre y máquina

Con 628 millas náuticas, el recorrido de la Rolex Sidney Hobart constituye un riguroso examen para hombre y máquina

La Rolex Sydney Hobart afronta su 75ª edición exhibiendo músculo: cinco supermaxis de 100 pies competirán entre una impresionante flota de 170 barcos, la más numerosa desde las bodas de oro del evento en 1994. La regata más importante del Hemisferio Sur, de 628 millas náuticas entre las dos ciudades más antiguas de Australia, es una cita imprescindible del calendario de competición oceánica desde 1945 y forma parte del dossier de vela Rolex desde 2002.

La celebración de esta 75ª edición ha atraído a nada menos que 170 barcos, la participación más numerosa desde el 50º aniversario de 1994, cuando se alcanzó la difícilmente repetible cifra de 371 embarcaciones.

Llamados a liderar la flota desde la salida y luchar por la victoria en tiempo real destacan cinco supermaxis de 100 pies de eslora (30,5 metros). No faltará el barco más laureado de la historia del evento, el Wild Oats XI de la familia Oatley, patroneado una vez más por Mark Richards. Ganador en tiempo real en nueve de sus 14 participaciones desde que fue botado en 2005 (incluyendo la edición 2018), el diseño Reichel-Pugh ha ido evolucionado con constantes modificaciones y puestas a punto para defender una merecida fama de máximo aspirante al triunfo.

Sus rivales serán el Comanche de Jim Cooney y Samantha Grant (el barco más rápido de la historia en completar el recorrido, con una marca de 1 día, 9 horas, 15 minutos y 24 segundos, establecida en 2017); el Black Jack de Peter Harburg; el InfoTrack de Christian Beck (ganador en 2016 como Perpetual Loyal); y el SHK Scallywag del hongkonés Seng Huang Lee. Las tripulaciones de estos cinco colosos constituyen todo un muestrario de los máximos expertos en navegación oceánica del mundo, los únicos que pueden extraer el máximo rendimiento de estas máquinas de competición dotadas de los últimos avances en ingeniería naval.

La Tattersall Cup premia al ganador en compensado bajo fórmula IRC, una liga en la que literalmente juegan todos y que a priori no sabe de favoritos. Sí está asegurada la participación de una decena de equipos que ya saben lo que es ganar la Rolex Sydney Hobart, incluyendo al defensor del título, el Reichel Pugh 66 Alive armado por Philip Turner y patroneado por Duncan Hine. Tampoco faltarán los TP52 Ichi Ban (ganador en 2017) y Quest (ganador como Balance en 2015), el Cookson 50 Oskana (ganador como Victoire en 2013), el Sparkman & Stephens 47 Love & War (1974, 1978 y 2006) y el propio Wild Oats XI (2005 y 2012). Entre los debutantes destaca el Beneteau 47.7 Tribal Warrior, el primer barco de tripulación íntegramente formada por aborígenes australianos en la historia del evento. Este año, a la armada local se unen participantes provenientes de China, Estados Unidos, Francia, Hong Kong, Hungría, Irlanda, Polonia y Reino Unido.


Compártelo:

Quizás también te interese...

El Náutico de Arrecife lidera en Baiona la Liga Española de Vela y el de La Coruña...

La competición se está celebrando en los seis “Figaros Beneteau” del Monte Real (Foto Rosana Calvo) El Real Club Náutico de Arre...

Videoteca ND: Jornada 1, Liga Española de Vela-Trofeo Loterías y Apuestas del Estad...

“Noticia” líder de las J70 Villalia Series que celebran su tercer acto en Vigo

Nuevo acto en Vigo para las J70 Villalia Series (Foto María Muíña) “Noticia” patroneado por Pichu Torcida del Real Club Marítimo de Santande...

Escribe tu comentario

Nombre *

Email *

Comentario

No hay comentarios todavía, ¿te gustaría ser el primero?