Se confirman las variaciones del “Rats on Fire” en su certificado de medición de 2017

El problema mayor los habituales trapicheos en la medida de los "francobordos"... para terminar con estas historias hay que pesar los barcos desde un punto fijo... lo demás es una carallada (Foto Pep Portas)

El problema mayor los habituales trapicheos en la medida de los “francobordos”… para terminar con estas historias hay que pesar los barcos desde un punto fijo… lo demás es una carallada (Foto Pep Portas)

El armador valenciano Luis Senís quiere denunciar, siempre desde un prisma constructivo y con miras de futuro para poder realizar modificaciones sobre el reglamento de competición, sobre todo desde el ámbito de protestas y reclamaciones, y en cuanto al sistema de mediciones en la clase crucero, sobre unos hechos acontecidos en el transcurso del Trofeo SM La Reina de Valencia y Copa del Rey de Palma de 2017… en los diferentes controles de medición, tras las citas de Valencia y Palma, se comprueba fehacientemente que hubo alteraciones de la embarcación Rats on Fire en diversas regatas.

El armador valenciano Luis Senís, abanderado del proyecto deportivo Swan 45 Porrón IX y patrocinador de la regata de crucero Luis Senís en el RCN de Valencia, además de apoyar el deporte de vela en distintas ocasiones mediante patrocinio, quiere expresar en esta nota de prensa su disconformidad y denunciar, al mismo tiempo, unos hechos acaecidos en el transcurso del Trofeo SM La Reina y la Copa del Rey en 2017.

Pero lo quiere hacer desde un prisma constructivo y desde el más profundo respeto y admiración no sólo al armado implicado, Rafael Carbonell y su embarcación Rats on Fire, cuya carrera deportiva es incuestionable y dilatada, sino también a todas las instituciones y estamentos oficiales implicados, en especial a la Real Federación Española de Vela y a sus respectivos comités de Cruceros y de Disciplina Deportiva y Premios.

Senís ha respetado y respeta las reglas del juego, y entiende que ese ‘fair play’ debe ser la columna vertebral en todas las disciplinas del deporte. Sin ese juego limpio, sin cumplir las reglas o vertiendo sobre ellas sombras y zonas grises, no se puede avanzar ni conseguir meta alguna. Es consciente de que hay un reglamento y unas leyes que se deben cumplir y que la victoria o la derrota forman parte de ello y se deben aceptar, tomando como ejemplo el Rugby, con ese ‘pacto entre caballeros de ‘fair play’. Y en esta misma línea es en la que el armador valenciano quiere y pretende que los hechos acontecidos sirvan de reflexión y punto de partida para modificar unas reglas que no se ajustan a ese juego limpio.

La historia se remonta al Trofeo SM La Reina de Valencia (29 de junio al 2 de julio), con la embarcación Rats on Fire y su armador Rafael Carbonell, presentando algunas supuestas irregularidades en su certificado de medición y que se pusieron de manifiesto tras la Copa del Rey (31 julio al 6 de agosto) de ese 2017, desvirtuando así los resultados en ambas regatas. En la primera cita, Valencia, compitió con un GPH de 541,7 y un peso de 10.213 kilos, mientras que en la prueba de Palma lo hizo con un GPH de 541,3. Con anterioridad, y según medición realizada el 29 de mayo de 2017, el ‘Rats’ tenía un GPH de 541’7, y un peso de desplazamiento de 10.144 kilos.

La discordancia que arrojaron dichos resultados provocó que el 2 de noviembre de 2017, tras varias denuncias de Senís, se realizase una medición de oficio por parte del Comité Técnico de Cruceros de la RFEV a la embarcación Rats on Fire con la báscula oficial del ente federativo que dio un peso bruto de 10.020 kilos, del que había que descontar 77 kilos de peso en depósitos y varios, lo que dio un resultado de 9.943 kilos de peso neto de desplazamiento, al que le corresponde un GPH de 540’3. Se procedió en ese momento al control de francobordos, que dio un peso bruto de 10.020 kilos. El cálculo de estos francobordos con el programa ORC, descontando el gasoil, fue de 10.035 kilos de desplazamiento, que se corresponde con un GPH 540’6.

Estos números arrojaron diversas diferencias entre el certificado original (con el que participó en la Copa del Rey) y el de los FF corregidos con el peso de báscula fue de 0’185%, mientras que la diferencia del pesaje en báscula, con respecto al certificado con el que participó en la Copa de la Reina, fue del 0’258%.

Esa situación creada en ese momento, arrojó unos resultados totalmente dispares en los certificados, las mediciones oficiales en relación al peso real de la embarcación y el valor declarado por el armador, siendo totalmente imposible y anómala, dado que la alteración en el peso resultante de las mediciones llegó a variar hasta 201 kg de diferencia entre una medición y otra, es decir, casi un 2% respecto el peso indicado en el certificado, todo ello sin que el armador declarara modificación alguna, lo cual induce a pensar que el mismo pretendía ocultar esta situación.

Por estas anomalías e importantes diferencias entre el peso real de la embarcación y lo indicado en sus certificados, los técnicos de Crucero de la RFEV, en sesión del 12 de diciembre de 2017, adoptó la decisión de retirar el rating a la embarcación Rats on Fire, hasta la realización de una nueva medición oficial. En esa misma reunión, se acordó trasladar a aquellas personas que pudieran resultar afectadas por los resultados de estas mediciones, a efectos de su resultado en las pruebas que esta embarcación participó con un rating que no era el que efectivamente le correspondía. Ante tales diferencias de peso, para las que no se encontró ninguna justificación razonable.

El 22 de noviembre de 2017 la RFEV realizó una medición de oficio sobre la citada embarcación, la cual arrojó unos datos totalmente dispares respecto a los que tenía cuando disputó la Copa del Rey en ese año, en concreto, el GPH que le corresponde es el de 540’6, y un peso de desplazamiento de 10.035 kilos. En esa misma medición de oficio, se pasó a realizar un pesaje real de la embarcación, el cual, descontando el gasoil que contenía uno de los depósitos de la embarcación cuando se realizó la medición con francobordos. El peso neto de la misma fue de 9.943 kilos, al que le corresponde un GPH de 540’3.

Unas variaciones y diferencias nada lógicas ya que en la presente temporada 2018 Rats on Fire ha participado en diversas regatas, entre ellas el Trofeo SM La Reina, con un rating de 536,4 y un peso de desplazamiento de 10.066 kilos. Tras las diferentes actuaciones de Luis Senís en el Comité de Cruceros y en diversas mediciones con resultados muy dispares unos de otros, el armador Rafael Carbonell reconoce, y así consta que en el capítulo de observaciones, que hay una variación de 80 kilos en la quilla, sin embargo la quilla original de este tipo de embarcaciones solo permite, según el diseño original de astillero, añadir un peso de 20 kilos en la misma, por lo que, de haber modificado sus dimensiones, el armador debía haberlo manifestado previamente. Lo cual es una sospecha más que razonada de que esta manifestación no es cierta y está realizada con el ánimo de alterar el certificado, y conseguir un rating superior.

Esas ‘variaciones’ no justifican las diferencias en los resultados de dichas mediciones ya que un barco, por sí solo, no puede adelgazar o bajar de peso 69 kilos en 4 semanas o bien, ‘perder’ 201 kilos en poco más de tres meses. El armador del Rats on Fire, por su parte, no declaró en ese momento, y posteriores, ninguna modificación que justificase la desviación del peso real respecto el indicado en el certificado, tampoco declaró ese peso en la quilla que es materialmente imposible, salvo que hubiera realizado una modificación en la misma.

Según el Comité de Disciplina Deportiva y Premios de la RFEV, en su acta nº 4/2018 de fecha 15 de mayo con la presencia de Gabriel Real, Responsable de dicho comité, y los vocales Carlos García y Alejandro de Rojas, señalan en su punto CINCO: El Armador denunciado (Rafael Carbonell) niega cualquier acción fraudulenta en sus primeras consideraciones (27 de abril): “Simplemente me remito al email que les envié el pasado 5 de febrero, en el que dejé constancia de mi disconformidad considerando de grave una acusación de este tipo relativa a la falta de deportividad. En ningún momento ha habido por mi parte ninguna intención ni acción intencionada de utilizar herramientas para mejorar los resultados de mi embarcación fuera de los parámetros estrictamente deportivos’.

En la resolución de dicho Comité y en esa misma fecha acuerda archivar la reclamación presentada por Luis Senís, contra la embarcación Rats on Fire, al no considerar que se pruebe ningún tipo de infracción disciplinaria contemplada en el RD de la RFEV, aunque sí son ciertos los datos y variaciones en las diferentes mediciones.

También señala en sus alegaciones, en su punto 2, lo siguiente: DECLARARNOS INCOMPETENTES sobre la petición del denunciante respecto a los resultados de las competiciones, puesto que la reglamentación de la RFEV y de la World Sailing no amparan nuestra actuación al ser otros los órganos competentes (órganos competentes son los clubes organizadores) para ello y ser en cualquier caso extemporánea.

Todo ello se sustenta en base a que las reclamaciones al Comité de Protestas sobre esas supuestas irregularidades corresponden a los Comités Organizadores de dichas regatas pero que tras ‘no realizarlo en el periodo o momento de la regata’ los hechos prescriben y no haya lugar a ninguna reclamación. Algo que debería modificarse en el reglamento para que se puedan tomar medidas y subsanar esos supuestos errores tras acreditarse en diversas ocasiones y en diferentes controles de medición de que sí ha habido irregularidades y diferencias considerables en los certificados de rating presentados por ‘Rats on Fire’ y que provocó una adulteración clara en los resultados del Trofeo SM La Reina y Copa del Rey de 2017.

Estos son los motivos que han movido al armador valenciano para reclamar, en este caso, a la Real Federación Española para que en futuras ocasiones estos hechos puedan seguir ‘vigentes’ y que no sólo las competencias directas o indirectas sean competitividad exclusiva de los clubes organizadores, sino que también sea el propio ente federativo quién pueda actuar, en aras de ese ‘fair play’.


Compártelo:

Quizás también te interese...

Carlos Torrado elegido presidente de la Valencia de Vela para el próximo cuatrienio

Torrado sucede en el cargo a José Martínez David, que deja la presidencia tras una brillante trayectoria con grandes éxitos deportivos y un ...

María Perelló ganadora del Trofeo Kraftwerk Multiclase en la clase Optimist

180 regatistas han participado este fin de semana en la regata celebrada por el Club Nàutic S’Arenal María Perelló ha sido la ganadora...

“Nautic Escala 3″ y “Nacex” se adjudican la Serie 3 de la Bar...

‘Nacex’, el J80 de Agustí Altadill, vencedor de la Serie-3 de la Barcelona Winter El viento flojo, inestable y rolón ha marcado ...

Escribe tu comentario

Nombre *

Email *

Comentario

No hay comentarios todavía, ¿te gustaría ser el primero?

Último vídeo

  • Videoteca ND: Salón Náutico de Barcelona, quinta jornada

Lo más leído en Náutica Digital