El tamaño de la Copa del Rey de Vela y su carácter multinacional hacen inviable su celebración

Desde que la pandemia de la Covid-19 obligó a tomar fuertes medidas restrictivas sociales y deportivas, la “responsabilidad sanitaria” siempre ha sido el principal punto de mira del Comité Organizador (Foto María Muiña)

La pandemia obligó a tomar fuertes medidas restrictivas sociales y deportivas, la “responsabilidad sanitaria” siempre ha sido el principal punto de mira del Comité Organizador (Foto María Muiña)

El Real Club Náutico de Palma de Mallorca, acaba de difundir un triste comunicado oficial que reza: Tras 38 años ininterrumpidos de celebración de una de las mayores competiciones de vela del mundo, 2020 pasará a la historia por el aplazamiento de la Copa del Rey Mapfre, a juicio de su Comité Organizador, que preside Emerico Fuster por “responsabilidad sanitaria”.

Un evento como la Copa del Rey, con unas cifras de participación superiores a 2.000 deportistas de más de 30 países y más de 3.000 personas diarias asistiendo a la competición, tanto en el mar como en tierra, tiene que hacer prevalecer la responsabilidad sanitaria por encima de cualquier interés deportivo o social.

Un duro castigo para el Calendario 2020 de Alto Nivel

Si ayer fue la Copa de la Reina de Valencia anunciaba su anulación, hoy las cifras exitosas de la Copa del Rey han provocado otra... y es que la previsión para este año de 140 barcos de 30 países, una masa de participantes y acompañantes de cinco mil personas... de los cuales tres mil serían espectadores... han llevado al Comité Organizador a tomar una decisión, por la que se ha peleado para no hacerla realidad hasta última hora. Europa se queda este año sin su principal evento de vela pesada, y habrá que esperar al 2021 para ver el espectáculo mallorquín. Por otra parte la amenaza de la anulación es menor en otras regatas tradicionales, pero que ni tienen este número de barcos, ni esta enorme presencia extranjera... y sobre todo pueden prescindir del glamour... léase parte social... bien porque no la tienen... bien porque no lo necesitan de un modo esencial. Regatas como el Campeonato de Vizcaya, o la Regata Costa Vasca, o el Trofeo Conde de Gondomar, o las Regatas Mar de Maeloc (léase Rías Altas, Finisterre y Rías Baixas), la Regata Juan de la Cosa o la Semana Náutica de El Puerto, tendrán sus problemas... pero que probablemente se puedan celebrar sin grandes dificultades, aplicando medidas de tinte sanitario, con una drástica reducción en el apartado social, un número tope de 50 ó 60 barcos, con la creación de algunas clases como solitarios, A2 y A3 y posiblemente tengan que ajustar en lo posible el número de tripulantes por barco, con el fin de lograr que la cifra global no sea elevada. Otras, caso del Trofeo Príncipe de Asturias tendrán problemas a la vista, esencialmente porque el club organizador, el Monte Real Club de Yates de Baiona tiene unas instalaciones tan bellas como muy reducidas en espacio... por ello o adapta su planificación social a la situación actual por la pandemia, y su operativa deportiva... o tendrán serios obstáculos.


Compártelo:

Quizás también te interese...

Javier Sanz anuncia su candidatura a la Real Federacion Espanola de Vela

Aficionado al motor, pero apasionado de la vela, incluso llegó a ganar la Copa del Rey en 2015 y 2016 como patrón de un monotipo X35 Javier ...

Con Miguel Fernández Vasco de favorito… Gallego de Finn en La Coruña este fin...

Miguel Fernández Vasco, el gran favorito en aguas coruñesas Este fin de semana se celebrará, con la organización del Real Náutico de La Coru...

Santurtzi líder destacado de la Eusko Label Liga tras las banderas de este fin de se...

Donostiarra Amenabar y Go Fit Hondarribia fueron los ganadores en el segundo fin de semana de la Liga (Fotos Aitor Arrizabalaga) El sábado n...

Escribe tu comentario

Nombre *

Email *

Comentario

No hay comentarios todavía, ¿te gustaría ser el primero?